Sergio y Sindia: nada que declarar