Alejandra, la menos votada para la expulsión