Luis, a sus compañeros: "No dejéis pasar ni un minuto porque el tiempo es oro"