La expulsión es cosa de dos... ¿quién se irá de la casa?