Un libro que regaló a su madre y la carta de su padre provocan las lágrimas de Rodri