Adara y Bea, amigas en el exilio mientras la casa abre sus puertas a Rebeca y Michelle