La casa no da crédito ante la doble ‘expulsión’ de Adara y Bea