Rodéanos: Así eran Bea y Rodri de pequeños. ¡Qué ternura!