Saray, enfadada por los gritos del exterior