Desirée, cada vez más integrada