La guerra de los sexos se libra en el baño