Y el ‘DBT de carbón’ a la peor bronca es para… ¡Nerea!