Maico no coge el teléfono de las tentaciones… ¡y se mete en el servicio a orinar!