La doble cara de Rubén y Maico con Hugo, al descubierto: sonrisas por delante y puñales por detrás