El no posicionamiento de Yangyang saca de quicio a sus compañeros