Una broma de Laura, Miriam y Hugo hace a Yang enloquecer (literalmente) y se pone a la casa en contra