Sin camas, sin cocina… así queda la casa después del juego de las tentaciones