El ‘robo’ de comida acaba con la paciencia de Christian: “¡Aquí no come ni Dios!”