Miguel renuncia a hablar con su mujer para salvar la lavandería