Pilar sacrifica la llamada de su madre para recuperar la comida común