¡Menuda diferencia! Los porcentajes para la victoria descolocan la casa