Rubén y Miguel, los únicos en la casa que no saben el secreto de Laura