Aris, muy distante en su despedida