Ochoa no quiere que expulsen a más mujeres