Una almohada provoca la guerra en Guadalix