Los vaivenes de Maite asustan a sus compañeros: "Soy la elegida de Dios"