Vera se convierte en el duodécimo expulsado por sorpresa