El público cree que Marina es una cotilla