La audiencia cree que la gente se seguirá subiendo al autobús de Maite