Los expulsados se despiden de los finalistas