Gonzalo y Sonia, heridos de amor