Igor, a Anabel: ¿Te gusta que un hombre huela bien?