Mercedes Milá, ¡por los suelos!