La próxima vez, a pan y agua