¡Ahora no tienes que ir a Guadalix para sentarte en el sillón del confe!