Miriam la lía con la compra semanal: “Pídeme un conejo cabezón, carajo”