Miriam reconoce a su madre a la primera y no puede contener las lágrimas: “Estoy muy feliz, todo es por ti”