Mónica, a Miriam: “Eres sucia por dentro y por fuera”