A Tony intentan “endosarle una habitación”, a Aurah le cuelgan y Asraf no le cogen el teléfono: el juego de las llamadas se les resiste