La prueba de los adjetivos termina con un monumental mosqueo de Makoke