Aramís decía ser “políglota”, pero ni sus ‘idiomas queridos’ ni su “call of televisión TV” han hecho que en Chicago repitan su frase