Los concursantes alucinan con los porcentajes a ciegas para ganar: "¡Dios!"