Los concursantes deben venerar a sus dioses con polvorones y Miriam se vuelve completamente loca