Aguasantas, del trono y a la casa de Guadalix