El despertar de Belén Esteban: un buen desayuno y una sesión de deporte