Kiko tiene una misión: pasar desapercibido