Los dardos de Mónica a Miriam, cada vez más afilados: “Tragona”