Camuñas, de la empresa que gestiona las votaciones: “No se pueden manipular”