Florentino, la nueva sensación del debate