Laura, rota al ver a su hija